Descubre las Garantías que te ofrecemos en Colchones Lémur

Cómo de importante es que nuestros hijos duerman sobre un buen colchón


Los niños tienen una vida muy activa, pasan varias horas estudiando y aprendiendo en la escuela, la mayoría realiza algún deporte, dedican tiempo para cumplir con las tareas, dedican horas al juego y otro sinfín de cosas, y a veces hasta parece que nunca van a parar. Entonces es muy importante el descanso, un descanso reparador y de calidad a la hora de dormir después de tanta actividad.

Es por ello que los padres deben asegurar que el colchón donde va a descansar cada día su niño sea de alta calidad para que le asegure el descanso óptimo. Así al siguiente día, al levantarse, va a iniciar y arrancar con la energía para comenzar sus actividades.

Es por ello que para facilitar la elección del colchón para cada etapa del niño, se debe conocer algunas características importantes como los materiales, la firmeza, disipación de calor y humedad y otros aspectos que darán tranquilidad al saber que al elegir un colchón, se ha elegido el mejor.

¿Qué impacto tiene un buen colchón en el sueño de un niño?

El sueño es muy importante para todos los niños. Desde muy pequeños, los niños están en continuo crecimiento, desarrollo y maduración de todos sus órganos y sistemas, y esto es durante toda la niñez y hasta la adolescencia. Por lo tanto, los padres y el personal de salud deben asegurarse que el niño duerma las horas que se recomiendan para cada etapa de la vida.

Es clave la calidad del colchón para lograr que el niño duerma y logre un sueño que le proporcione el descanso en las horas que necesita y que se recomienda. Además, el colchón le debe brindar la máxima comodidad al niño y la máxima tranquilidad a los padres al saber que cumple con la higiene, la seguridad y todas las características con la que debe cumplir un buen colchón y así asegurar el debido crecimiento.

colchón bueno para niños

¿Qué tan importante es el sueño en los niños?

La mayor parte del crecimiento físico se realiza mientras el niño duerme, por lo que los niños crecen más rápido durante los 2 primeros años de vida cuando duermen más del 50% de un día de 24 horas. Los niños tienen un aprendizaje intenso desde pequeños en muchos aspectos en su vida, aprenden la comunicación, a comer y a usar cubiertos, cómo ir al baño, a socializar, aprenden normas y a respetarlas, aprenden las rutinas que les corresponde y posteriormente el aprendizaje en el colegio.

Es decir, tienen un desarrollo físico, mental y emocional intenso, rápido y constante, y así de importante debe ser el descanso. Deben dormir la cantidad de horas que se aconsejan para lograr optimizar todo el proceso de aprendizaje. 

¿Cómo afecta la falta de sueño?

Los niños que no duermen lo suficiente podrían estar cansados o podrían estar más activos (hiperactivos) y esto puede interferir con la atención. Estudios reportan que la falta de sueño suficiente a una edad temprana se ha relacionado con problemas de peso, salud mental, comportamiento y rendimiento cognitivo.

El sueño reparador promueve el desarrollo del cerebro, un sistema inmunológico y un metabolismo saludable, la función cognitiva, la memoria y el aprendizaje. Los profesionales en la salud (pediatras, psicólogos infantiles) y diferentes organizaciones y asociaciones expertas y dedicadas a la salud y el bienestar infantil coinciden en sugerir que los niños, en promedio y dependiendo de la edad, duerman al menos 10 horas en la noche. Obtener suficiente sueño profundo y reparador es clave para un desarrollo infantil saludable. 

¿Qué tipo de colchón es mejor para dormir?

A la hora de elegir un colchón, es necesario seguir ciertas pautas para cumplir con las características que debe tener un buen colchón. Cada edad tiene un colchón que es el indicado y el adecuado para esa etapa. Sin embargo, todos cumplen con algunas características generales que se debe tener presente.

Los aspectos fundamentales al momento de seleccionar un colchón son los siguientes:

tipos de colchón para niños

Tratamiento Anti-ácaros

El colchón debe haber recibido tratamiento anti-ácaro y debe especificar cómo debe ser la higiene y el cuidado para evitar estos parásitos muy pequeños, microscópicos que suelen aparecer y permanecer en los colchones. Los ácaros pueden traer grandes problemas a niños con alergias y condiciones de la piel

Material transpirable e Hipoalergénico 

El colchón debe ser transpirable, es decir permitir la ventilación. Esto permite que no haya humedad ni calor. Además evita la aparición de moho. También debe estar fabricado con tela con base en materiales hipoalergénicos, evitando así el riesgo de enfermedades alérgicas en el niño.

Moho 

Debe ser un colchón altamente resistente al moho, ya que la humedad y el calor favorecen su aparición y su proliferación. El moho puede desencadenar reacciones en niños con alergias, asma, problemas respiratorios, migrañas y otras condiciones que puedan afectar su salud.

Firmeza y Material

Buscar un colchón que ofrezca un buen soporte, sin ser duro, para evitar que se deforme y favorezca la mala postura al dormir. La mayoría de los colchones están hechos de espuma viscoelástica, que ofrece una superficie suave y cómoda y mantiene la firmeza. Puede combinarse la espuma viscoelástica con poliespuma y algunos se pueden combinar con latex. Se adaptan bien al cuerpo y ofrecen un soporte duradero.

Los de resorte interno o de sistema de soporte de bobina serán un poco más firmes. Algunos ofrecen capas de espuma o fibra. Este tipo de colchón es el más tradicional. Asimismo, se encuentran en el mercado colchones combinados con ambos materiales, de un mayor costo económico, pero de más alta calidad y más duraderos. Igualmente diferentes marcas comerciales ofrecen los colchones de materiales totalmente naturales, no tóxicos, como son los de látex. Estos colchones además ofrecen una estructura en celdas que los hace altamente transpirables y uno de los más duraderos en el mercado. Los colchones de material orgánico que se encuentran en el mercado ofrecen menor probabilidad de tener algún producto químico o tóxico y una reacción adversa a los mismos.

Resistencia al agua

Al momento de elegir un colchón, los padres siempre quieren asegurarse que sea impermeable, ya que los accidentes en los niños pequeños pueden ser frecuentes. Si el colchón o su funda es impermeable, facilita la limpieza y asegura la vida del colchón.

Si bien no ayudará necesariamente a que tu hijo duerma mejor, elegir un colchón resistente al agua o agregar una funda de colchón resistente al agua hará que tu vida como padre sea significativamente más fácil. Un colchón o funda resistente al agua hará que la limpieza después de un accidente con pañales u orinarse en la cama sea mucho más simple.

Medidas 

Depende de la edad del niño. Hay algunas medidas estándar para el primer colchón del niño. También es cierto que el colchón más usado es el colchón de tamaño individual. El grosor de un colchón infantil puede estar entre los 15 a 20 cm.

En relación al largo y ancho, el primer colchón puede ser de 80-90 cms de ancho y de 130-140 cms de largo. Teniendo presente estos aspectos básicos y de acuerdo a la edad del niño, se puede entonces comenzar la búsqueda para escoger el mejor colchón para el pequeño.

¿Cómo escoger el mejor colchón para niños?

Actualmente se encuentra una gran variedad de colchones en el mercado. De diferentes materiales y los de materiales combinados (híbridos) y con las características específicas con las que debe cumplir un buen colchón para garantizar el mejor sueño al niño.

Se debe tomar en cuenta el precio, ya que esto es determinante al momento de la compra y es un factor decisivo en algunas familias. Sin embargo, en el mercado se pueden encontrar modelos de alta calidad y a muy buenos precios.

El colchón que necesitará para su hijo depende primero de la edad del niño, de la etapa, del peso, características del espacio, las preferencias, etc. y por ello a la hora de la elección, va a variar en tamaño, composición y otros elementos. 

Colchones para cunas

Los colchones de cuna para los bebés suelen tener unas medidas de 28 x 52 pulgadas (71 x 132 cm). Es muy importante que el colchón quede exactamente ajustado o encajado en la cuna, evitando así los espacios donde el bebé pueda quedar atrapado.

Deben ser firmes para reducir el riesgo de asfixia y el síndrome de muerte súbita del lactante. Debe ser de material hipoalergénico y así evitar posibles reacciones alérgicas y debe ser transpirable evitando que se acumule el calor y la humedad en el colchón. La mayoría de los colchones para cunas son elaborados con viscoelástica o son de muelles internos.

Colchones de cama para niños de 2 años

La mayoría de los expertos coinciden en la recomendación de mantener al bebé en la cuna hasta los 2 o 3 años aproximadamente. Estar atento ante la posibilidad que el bebé esté tratando de saltar o de salirse de la cuna, ya que entonces es el momento de cambiar a una cama para niños pequeños. 

Puede ser que el colchón sea inclusive del mismo tamaño que el de la cuna y es que muchas cunas vienen diseñadas para ser camas para los más pequeños y usar el mismo colchón. Incluso algunas marcas en el mercado diseñan los colchones para ser usados de un lado para el bebé en la cuna con más firmeza y del otro lado para los más pequeños un poco más blandos pero sin perder su firmeza.

Colchones para niños mayores de 4 años

Para los niños de 4 años y más, puede ser doble o completo y se recomienda una firmeza media, que si bien es suave, todo su cuerpo tiene puntos de apoyo por igual, limitando el hundimiento y con estructura que disipa el calor.

Estos colchones para niños pequeños y para los más grandes, al igual que los colchones para cunas, vienen hechos de viscoelástica, resortes internos, híbridos, látex, con carcasa impermeable, hechos de material hipoalergénico, material transpirable y otras características.

Gama de colchones infantiles Lémur

¿Qué tamaño debe tener el colchón para niños?

No existe un tamaño ideal y adecuado para cada niño y muchos colchones en el mercado son diseñados para ser usados en varias etapas de la vida del niño. Es importante elegir un colchón considerando el crecimiento del niño, la vida útil del colchón y el presupuesto familiar para hacer la mejor inversión. Cada tipo, tamaño, composición, costo tiene características que lo hacen el ideal para cada familia.

Para esa edad desde los 2 o 3 años hasta los 9 años, los colchones de medidas más recomendada es el de 90 x 135 cm, se adapta bien al cambio y proporciona un buen descanso para estas edades.

Para los niños de 10 años y más, que comienzan a crecer rápidamente, lo ideal es un colchón infantil grande, que le dure mayor tiempo y le brinde el máximo confort. En estos casos, se recomienda el colchón infantil 90 x 190 cm.

En el mercado podemos encontrar estas medidas en los colchones individuales o estándar, twin, twin XL y los más grandes y extra-grandes como son los queen y king. La decisión final del tamaño del colchón para niños es de los padres, tomando en cuenta el espacio en casa, las características y el mejor precio/calidad.

Todos deben brindar firmeza, confort, transpirabilidad, la seguridad de material antialérgico y anti-moho y fundas lavables.

¿Cuánto dura un colchón para niños?

Los niños pasan muchas horas durmiendo. La Academia Americana de Pediatría (APP) reporta que los bebés deben dormir en promedio hasta 16 horas, los niños pequeños requieren entre 12 y 14 horas y los preescolares dormirán de 10 a 13 horas. Entonces los padres, además de buscar la calidad y la seguridad en un colchón, querrán también que esta inversión sea a largo plazo, un colchón duradero.

Si el colchón de cuna no es para usarse luego como cama, se deberá cambiar a los 2 o 3 años en promedio y este colchón infantil se recomienda que sea para durar entre 7 y 11 años. Esto es lo que dura un colchón twin o de tamaño completo.

Sin embargo, pueden tener una vida útil más corta si el niño con frecuencia salta sobre el colchón, se derrama líquido u otras sustancias u otros accidentes, entonces con seguridad deba reemplazarlo antes, entre los 5 y 6 años. Actualmente, el colchón más duradero que se ofrece en el mercado es el de latex. Debe asegurarse que la funda sea extraíble para la mejor limpieza.

¿Cuáles son los mejores materiales para un colchón para niños?

Elegir el colchón para niños no es fácil, y una de las características que más preocupa a los padres es los materiales con los que se fabrica el colchón. Es aconsejable tratar de adquirir aquellos colchones de materiales que hayan sido probados por organismos oficiales y cuyos certificados garantizan que no contienen sustancias nocivas en los compuestos usados para su elaboración.

Esta característica es muy importante, ya que el niño puede ser alérgico a alguna sustancia, puede presentar enfermedades respiratorias o presentar problemas en la piel. Son necesarios materiales que no puedan causar enfermedades alérgicas o respiratorias en el niño.

En el mercado se encuentran colchones ecológicos y naturales artesanales, fabricados con látex ecológico y que en su composición pueden combinar la lana natural, el algodón orgánico y otros productos naturales. Un buen colchón infantil debe estar fabricado con materiales libres de contaminantes que ofrezcan la transpiración adecuada y garantice la absorción de la humedad, para así evitar el moho y la presencia de ácaros.

El mejor colchón para mi hijo: ¿Cómo elegirlo según la edad?

Es importante que los padres consideren la edad del niño como primer factor al momento de comprar un colchón. Este debe ser firme pero a la vez cómodo, así el niño podrá descansar y a la vez mantener la postura correcta que es indispensable en estas etapas tan importantes de rápido crecimiento.

Los primeros años: Colchones para bebés

En el caso de los primeros años, desde el recién nacido y hasta los 2 años, el bebé pasa la mayor parte del tiempo durmiendo en la cuna. En relación a la firmeza, un colchón firme garantiza que el bebé no se hunda, no tenga problemas de respiración o se coloque en posturas inadecuadas.

Debe ser elaborado con materiales libres de contaminantes y con compuestos que garanticen la transpiración, no retengan humedad y que sean hipoalergénicos. Por último se recomienda que la funda sea impermeable y fácil de retirar para facilitar su lavado. 

Colchones para niños Mayores de 3 años

Para la etapa de cambio de la cuna a la cama y hasta los más grandes, 9 o 10 años, hay que recordar el rápido crecimiento en esta edad y los estirones que tiene en esta etapa. Por ello es recomendable elegir los colchones de 90 x 190 cm o de 90 x 200 cm de largo

Buscar una firmeza alta para que tenga una base adecuada para descansar y evitando malas posturas que puedan desarrollar problemas en la columna. Igualmente se recomiendan materiales que permitan la adecuada transpiración, tratamiento anti-ácaro y la máxima higiene con las facilidades del lavado.

Colchones para niños Mayores de 12 años

Para los más grandes, para estos jóvenes y adolescentes, hay que tomar en cuenta el peso y el estirón propio de esta etapa a la hora de escoger el colchón. Generalmente ya para los jóvenes y adolescentes, los colchones poseen características parecidas a los del adulto.

El grado de firmeza ya es medio, justo para que descanse y que se adapte con flexibilidad y estabilidad, sin que llegue a tener ningún problema en su esqueleto. Buscar colchones con material de máxima absorción, ya que estos jóvenes generalmente tienden a tener mayor actividad deportiva y mayor sudoración. Por esto, siempre hay que preferir materiales hipoalergénicos y con funda fácilmente extraíble para una adecuada higiene. Los colchones de los jóvenes y adolescentes se recomienda cambiarlos cada 5 años.

¿Puede mi hijo usar un colchón de segunda mano?

Muchas veces puede pasar que por motivos de presupuesto familiar, haya que recurrir a la compra de un colchón infantil usado. A veces es un regalo de un familiar o simplemente es el colchón que ya dejó de usar el hermano mayor. En estos casos es inevitable preguntarse si el niño puede usar ese colchón y es cierto que hay cantidades de artículos que se compran de segunda mano y que resultan útiles y de excelente calidad, pero ¿qué pasa con un colchón para niños de segunda mano?

Como se ha comentado, y dependiendo de la edad, son muchas las horas que pasa un niño en el colchón. Eso con el tiempo hace que ese colchón esté adaptado al peso, posición o postura, uso o mal uso y otras características personales del primer dueño.

Una de las características que puede haber perdido un colchón de segunda mano es la firmeza. La postura habitual del antiguo dueño puede haber causado deformidades en el colchón, lo que puede alterar el sueño y el buen descanso del niño.

El material de elaboración del colchón, viscoespuma, látex, resortes, etc., pueden estar ya vencidos al perder su garantía inicial dependiendo del tiempo. La durabilidad y la vida útil de los materiales ya pueden haberse vencido.

Por lo tanto, a la hora de buscar un colchón para un niño, no es recomendable elegir un colchón para niños de segunda mano. Es aconsejable buscar en el mercado la mejor opción entre calidad y precio de un colchón nuevo que seguro se encontrará.

Resumen Final

Es frecuente escuchar sobre la importancia del descanso y del buen dormir que todos deben tener después de cada jornada diaria de trabajo. Esto es igual de importante para los niños. El sueño es fundamental para el buen estado de salud del niño y su crecimiento, desarrollo y maduración óptimos. 

Desde el recién nacido hasta los niños más grandes y adolescentes, se debe elegir el colchón adecuado y con las características propias que se requiere para cada etapa y así asegurar el crecimiento y desarrollo óptimos que cada grupo necesita en sus diferentes momentos.

Existen muchísimas opciones disponibles en el mercado, con variedad en tamaños, materiales y características especiales. Por este motivo, puedes tener la seguridad de que existe un colchón perfecto para tu hijo, así sufra de alergias o problemas respiratorios.

Deja un comentario

Artículo añadido al carrito.
0 artículos - 0,00