Descubre las Garantías que te ofrecemos en Colchones Lémur

Chupete para dormir a tu bebé, ¿sí o no?


Si eres padre primerizo, probablemente tienes una avalancha de preguntas que van surgiendo cada día. Una de las más comunes es sobre el uso de chupetes en general.

Durante muchos años, estos objetos han sido protagonistas de muchos debates, tanto entre expertos como entre padres. La crianza es uno de esos temas donde la experiencia personal puede pesar casi tanto como los estudios científicos. Muchos padres prefieren seguir sus instintos y los consejos de quienes los criaron, mientras que otros optan por apegarse a los libros y a los especialistas.

Es sabido que los bebés nacen con una gran capacidad y necesidad de succión, de hecho, es un reflejo innato. Hasta se ha observado in utero a los bebés succionando un dedo. Se cree que es por el efecto calmante que tiene, por lo que el chupete para dormir podría ser un aliado, pero es un tema mucho más complejo. Para saber más al respecto, te recomendamos continuar leyendo.

¿Qué es un chupete?

Para comenzar por el inicio, hay que saber que un chupete es un objeto hecho de goma, plástico o silicona que busca actuar como sustituto del pezón de la madre. Se suele ofrecer al bebé por su efecto calmante, desestresante y porque ayuda a conciliar el sueño.

¿Cuándo se puede empezar a usar el chupete?

Todo depende de si el bebé es lactante o no. En el caso de si la madre está ofreciendo lactancia materna, la Asociación Española de Pediatría recomienda esperar hasta que la madre y el bebé tengan una rutina de lactancia establecida. Esto quiere decir que pueden pasar perfectamente cuatro semanas hasta poder utilizar el chupete , de esta manera evitaremos la confusión con el pezón.

El pezón y el chupete son diferentes y algunos recién nacidos encuentran más fácil succionar un chupete que un seno, lo que puede complicar la lactancia materna. También puede ser un inconveniente que el bebé invierta su energía con el chupete y después esté muy cansado para tomar leche.

En el caso de que el bebé tome leche a través de un biberón estos pueden usar el chupete desde el primer momento. Se aconseja que tanto l tetina del chupete como del biberón sean

parecidas.

Chupetes en bebé prematuros

La lactancia materna puede ser un mayor reto para los bebés que nacieron prematuramente, ya que sus músculos de succión son más pequeños y débiles. Hay estudios que demuestran que el uso de chupetes ayuda a que los bebé prematuros empiecen con mayor facilidad la alimentación oral; pero independientemente de los estudios, siempre se debe consultar con el pediatra.

¿A todos los bebés les gustan los chupetes?

La realidad es que algunos bebés rechazan los chupetes. Se pueden probar distintos modelos, pero hay niños en los que el hábito simplemente no se desarrolla o que el pequeño prefiere su dedo. Por fortuna, probar con distintos chupetes no es tan costoso y la inversión podría resultar en un bebé que se calma con mayor facilidad gracias al accesorio o que logra dormir con chupete largas horas por la noche. No obstante, nunca se debe forzar al niño a usar el chupete.

Ventajas de los chupetes

ventajas de los chupetes para dormir al bebe lemur

Para entender el uso de chupetes para dormir, hay que conocer sus ventajas en general y lo que tiene para ofrecer.

  • Es mejor que chupar dedo: los bebé siempre están en busca de succionar algo, es un reflejo. En muchas ocasiones optan por su pulgar u otros dedos, lo que puede llevar a problemas dentales si la succión no se detiene antes de los dos años y, lógicamente, es más sencillo quitar un chupete.
  • Ayuda durante largos viajes: los viajes, tanto en coche como en avión, barco o tren, pueden poner a un bebé de mal humor fácilmente y ningún padre quiere que su hijo sea la causa de molestias para nadie. Para esos momentos, el chupete puede ser de gran ayuda. Asimismo, es particularmente útil para los viajes en avión si se le tapan los oídos al niño.
  • Ayuda a calmar al bebé: en algunas ocasiones, los bebés simplemente están molestos. No tienen hambre ni sueño, su pañal está limpio y siguen llorando. Un chupete puede ser justo la solución para esos casos.
  • Son una buena distracción: hay situaciones donde es necesario distraer a los bebés de lo que está pasando, como durante las visitas al doctor, para vacunación u otros procedimientos. También pueden desviar la atención del pequeño si se siente mal por cólicos u otra modestia.
  • Reduce el riesgo de muerte súbita: múltiples estudios parecen haber encontrado una correlación entre el uso del chupete y menor riesgo de muerte súbita del lactante (SMSL). Las razones no están claras, pero se cree que el chupete para dormir puede estabilizar la respiración y la frecuencia cardíaca durante el sueño. También se propone que el chupete ayuda a que el bebé mantenga cierto grado de consciencia al dormir, a pesar de que es necesario investigar más.
  • Mantienen la vía respiratoria despejada: dormir con el chupete puede favorecer a la respiración gracias a que empuja la lengua hacia adelante y despeja un mayor espacio para el paso del aire alrededor de la nariz y la boca.

Desventajas de los chupetes

Es un hecho que el uso del chupete es controversial, ya que, como todo, también tiene sus desventajas. Lo mejor que pueden hacer los padres para tomar la decisión correcta, es tener toda la información al respecto.

  • Interferencia con lactancia: como ya se mencionó previamente, una de las principales razones por las que muchos están en contra de los chupetes es por la confusión con el pezón. Para los bebés que aún están aprendiendo a tomar leche, un chupete puede representar una importante barrera en este aprendizaje.
  • Problemas dentales: si el niño sigue usando un chupete después de los 24 meses, su uso continuo puede causar desviación de la dentadura.
  • Aumenta el riesgo de candidiasis oral: la cándida es un hongo que se encuentra naturalmente en la boca humana, pero puede llegar a proliferar más de lo normal. Si el chupete no se limpia adecuadamente o se cambia, puede infectarse con microorganismos que pueden llevar a esta condición.
  • Puede ser difícil que el niño lo abandone: si un niño lleva un par de años usando un chupete para calmarse, puede ser un reto que lo deje llegado el momento.
  • Aumenta el riesgo de infecciones en el oído: según estudios, existe una fuerte correlación entre mayor frecuencia de infecciones del oído y el uso del chupete. Sin embargo, la sugerencia es que los padres no limiten el uso del chupete a menos que el niño empiece a tener dichas infecciones, ya que hay muchos otros factores de por medio.

¿Se recomienda el chupete para dormir?

Con respecto al tema del chupete para dormir, se pueden encontrar varias opiniones. Incluso, si el bebé no está llorando ni siquiera, usar un chupete para dormir puede ser de ayuda para conciliar el sueño y mantenerse dormido por más tiempo.

Otro punto a favor de dormir con chupete para los recién nacidos es que, como ya se dijo, reduce el riesgo de muerte súbita. El síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL) es la causa de muerte más frecuente entre niños sanos de un mes a un año de vida, siendo particularmente crítico el período desde el nacimiento hasta los seis meses.

A pesar de que su causa exacta se desconoce, se piensa que es multifactorial y que usar el chupete para dormir puede reducir el riesgo, incluso si el bebé suelta el chupete una vez dormido.

Beneficios del chupete para dormir

Además de ser un factor protector contra el SMSL, el chupete también disminuye el riesgo de asfixia durante el sueño. Esto es debido a que puede que haga más difícil que el niño ruede y quede boca abajo; esta posición durante el sueño está asociada con el SMSL y la asfixia. De igual forma, el chupete para dormir puede actuar como un obstáculo entre la cara del bebé y el colchón, una almohada o una cobija. Es importante recordar de todas formas que las cunas deben estar vacías al momento de dormir al bebé para evitar accidentes.

Otros investigadores piensan que dormir con chupete puede ayudar a los bebés a desarrollar mejores reflejos y músculos respiratorios. El efecto protector de los chupetes para dormir es más marcado cuando el bebé se encuentra en un ambiente poco seguro para dormir, como cuando duermen boca abajo o sobre su costado, en una cama con un adulto o sobre lencería muy suave en su cuna.

Hay que resaltar que incluso en un ambiente seguro o si el chupete se cae durante el sueño, la asociación entre dormir con chupete y menor riesgo de muerte súbita se mantiene.

¿Cuál es el mejor chupete para dormir y comprar?

Para muchas personas, no existe mucha diferencia entre un chupete y otro, sin embargo, hay productos diseñados especialmente para usar mientras el niño duerme. El chupete para dormir ideal debe estar fabricado de forma tal que no se caiga de la boca con tanta facilidad. Para esto, suele contar con un diseño y una textura especial que evita que se resbale.

Asimismo, el chupete debe tener una forma que no obstruya de ninguna forma la respiración del niño. También se encuentran modelos con características especiales para el adecuado crecimiento de los dientes, lo que es una preocupación real. Otra propiedad que deben tener los chupetes para dormir es que el material del mismo debe ser suave, no solo la tetina que va en la boca. De esta manera si el bebé cambia de posición, el chupete no será una molestia contra su cuerpo.

Tipos de chupete

Existen distintos tipos de chupetes para escoger y para decidir cuál es el que necesitas, deberías conocer las opciones disponibles en el mercado.

Los chupetes de látex son conocidos por su diseño que busca parecerse al seno materno. Su material los hace bastante resistentes, aunque son menos duraderos que los de silicona. Los de silicona, por su parte, son más firmes. Sin embargo, están hechos de un material sintético que debe pasar por distintos procesos químicos, por lo que algunos padres prefieren el látex por su origen más natural.

Con respecto a su forma, se pueden encontrar chupetes de tetina anatómica. Éstos imitan la forma del pezón de la madre. Su principal inconveniente es que deben colocarse en una posición específica. Dicha característica no es un problema en los chupetes de tetina redonda, que son un diseño clásico.

¿Por qué el chupete para dormir podría ser un problema?

Así como el chupete puede ser un aliado del sueño, hay un par de detalles que se deben tomar en cuenta al incorporarlo en las noches de tu hijo. Algunas personas consideran que el chupete puede traer problemas para dormir, ya que es una especie de apoyo o accesorio. Esto quiere decir que si el bebé no aprende a quedarse dormido sin él, su uso puede ocasionar despertares adicionales durante la noche.

Durante la noche, los humanos dormimos en ciclos con distintas fases que se repiten múltiples veces. En una fase en particular, se está muy cerca de estar despierto nuevamente y los bebés son particularmente sensibles a cualquier cambio en el ambiente en este momento. Esto quiere decir que al estar casi despiertos, son capaces de notar pequeñas alteraciones (como la falta del chupete que se cayó mientras dormía) y despertarse completamente.

Algunos bebés son capaces de alcanzar su chupete y volver a dormir, sin embargo, no parecen ser la mayoría. Lo que ocurre generalmente es que el niño se despierta sin el chupete, llora y es necesario que sus padres se levanten a atenderlo. Esto puede ocurrir varias veces por noche. Sin embargo, cada bebé y cada familia son únicos.

Consejos para el uso de chupetes

consejos para utilizar chupetes para dormir al bebé lemur

El chupete puede tener ventajas y desventajas, como ya se ha visto. Sin embargo, hay algunas cosas que se pueden hacer para sacar el máximo provecho de los beneficios que tiene para ofrecer.

  • Antes de ofrecer el chupete, hay que chequear que el bebé no tenga sueño, esté cansado o esté aburrido. Lo ideal es solucionar el problema inicialmente.
  • Siempre hay que esterilizar el chupete en agua hirviendo por 5 minutos antes de su primer uso. Hay que asegurarse de que esté completamente frío antes de dárselo al bebé. Posteriormente, hay que mantenerlo limpio lavando en agua caliente con jabón después de cada uso.
  • Chequear que el chupete no tenga grietas o roturas antes de entregarlo al bebé. En ocasiones, los padres le ofrecen el chupón al niño después de haberle dado alguna medicina (como analgésicos, antibióticos o vitaminas). Algunas de estas medicinas pueden ocasionar que el material del chupete se rompa. En caso de cualquier problema, hay que tirar el chupete.
  • Es recomendable sustituir los chupetes cada dos meses, antes de que ocurra cualquier daño.
  • Se sugiere limitar el tiempo de uso del chupete, especialmente cuando ya se está buscando que el niño lo abandone. Dentro del tiempo permitido, sería bueno priorizar su uso durante el sueño por todos sus beneficios.
  • Conseguir un chupete del tamaño adecuado para la edad del bebé. Un chupete más pequeño de lo debido puede representar un riesgo de asfixia.
  • Es necesario asegurarse de que el chupete tenga agujeros para garantizar la respiración del bebé.
  • El chupete debe estar fabricado de una única pieza y es recomendable que tenga un anillo en su parte externa.

Recomendaciones al usar el chupete para dormir

Además de los consejos que se mencionaron, hay algunas recomendaciones específicas para que el bebé duerma con el chupete de manera óptima. Una de las cosas más importante es siempre tener la seguridad presente y evitar que el chupete tenga algún tipo de accesorio como cordones, ya que pueden ser peligrosos durante la noche.

Dormir con el chupete se puede convertir en un problema principalmente porque se cae constantemente, el bebé se despierta y llora. Para solucionar esto, se puede enseñar al niño a recoger el chupete. Para hacerlo aún más fácil, se pueden dejar varios chupetes en la cuna, a su alcance, para que él mismo pueda reponer el chupete perdido.

También es necesario saber cuándo es hora de abandonar el chupete para dormir. Algunos expertos recomiendan hacerlo entre los seis y nueve meses, ya que el riesgo de muerte súbita disminuye drásticamente. Para este punto, también se han superado otros retos del sueño como la regresión de los cuatro meses y el niño ya ha aprendido a girar.

¿Qué evitar al usar chupetes?

Para que el chupete sea una herramienta óptima y segura, sería ideal mantenerse alejado de una serie de situaciones. Así se garantiza el disfrute y seguridad del niño.

  • Nunca se debe introducir el chupete antes de que la lactancia materna esté consolidada. Como ya hemos mencionado, el riesgo de confusión de pezón es real y lo mejor es prevenirlo.
  • El chupete no es un sustituto de las comidas.
  • No se debe atar el chupete alrededor del cuello del bebé. Esto es peligroso y en su lugar se pueden usar ganchos que se adjuntan a la ropa. Sin embargo, para dormir con chupete se recomienda no agregar ningún accesorio, ya que puede ser peligroso.
  • Se debe evitar hacer chupetes caseros, ya que no son seguros y atragantarse con alguna parte puede ser un riesgo.
  • El uso del chupete no debe extenderse por mucho tiempo, ya que a medida que el niño va creciendo, puede interferir con el desarrollo del lenguaje y la dentición.
  • Los bebés no deben masticar el chupete, ya que lo puede romper y se podría asfixiar con algún pedazo.
  • Si el bebé no está interesado en usar el chupete, no se debe forzar.
  • Evitar materiales dañinos con químicos nocivos como BPA.

¿Cómo lograr que el niño deje el chupete?

Aunque el chupete ofrece muchos beneficios para el niño, especialmente dormir con chupete, eventualmente el niño debe dejarlo. Su uso prolongado puede traer consigo más inconvenientes que beneficios. A pesar de esto, quitarle el chupete a un niño puede ser todo un desafío en algunos hogares, por lo que existen diferentes técnicas y cada familia puede decidir cuál se ajusta mejor a su hijo.

Una de las opciones es quitarlo de un solo golpe; otros optan por una aproximación gradual. La mejor forma de empezar es limitando progresivamente el uso del chupete; puede ir dejándose solo para dormir, por ejemplo. Es importante que durante este proceso nunca se use el castigo o la humillación para forzar al niño a dejar el chupete.

Si el niño ya tiene la suficiente madurez y entendimiento, se puede intentar involucrarlo en la decisión de abandonar el chupete. Usar un sistema de recompensas y llevar un registro de su progreso con él pueden ser útiles.

Asimismo, reconocer sus logros y felicitarlos es recomendable. Sin embargo, cuando el niño pida el chupete nuevamente, que va a ocurrir con seguridad, no se debe ceder. Para estos casos, lo mejor es recordarle que el chupete ya no está y que está creciendo.

Resumen final

Con los años, se han estudiado todos los efectos que tienen los chupetes en los niños. En general estos objetos tienen opiniones encontradas y es común encontrar tanto a padres como especialistas que no aprueban su uso. A pesar de esas posiciones personales, los beneficios son varios, especialmente dormir con chupetes. 

Entre las preocupaciones más frecuentes están los efectos a largo plazo, como problemas dentales o dependencia al chupete para dormir o en general. La mejor forma de lidiar con estos potenciales inconvenientes es de forma temprana. Usar de forma regulada el chupete también es una buena estrategia.

De esta forma, al momento de abandonarlo, no es tan complicado. Finalmente, la decisión del uso del chupete para dormir o durante el día, tiene que ser individual, ya que cada bebé y cada familia son únicos. Igualmente, la forma ideal de escoger qué es lo mejor para todos es conociendo con detalle todo lo que tiene para ofrecer el chupete para dormir y sus pormenores.

Colchones para el buen descaso de tu bebé

Deja un comentario

Artículo añadido al carrito.
0 artículos - 0,00
0
    0
    Carrito
    Tu carrito esta vacioComprar