Descubre las Garantías que te ofrecemos en Colchones Lémur

Colecho de forma segura, todo lo que tienes que saber


Muchos de vosotros ya lo conoceréis pero no esta demás recordar el significado como tal de este concepto. Se le llama cohecho a la práctica donde los niños pequeños o recién nacidos, sobretodo, duermen con sus padres. Con uno de ellos o con los dos. 

Esta práctica puede aplicarse con los niños durmiendo en la misma cama con los padres o en las camas o cunas diseñadas para el colecho. Estas se colocan de manera contigua o unidas a la cama de matrimonio. Esta práctica es habitual en muchos países y es una decisión personal de los adultos.

Hay en día existen defensores del colecho como también quienes rechazan esta práctica por considerar el riesgo que puede conllevar. La recomendación en consenso de la mayoría de los organismos y sociedades es la práctica del llamado colecho seguro. Para ellos, la principal recomendación es el uso de cuna colecho para disminuir los riesgo de que el bebé duerma entre los padres.

¿Qué es el colecho?

Como hemos dicho anteriormente, se denomina colecho (co-sleeping o bed sharing en inglés) a la práctica que promueve que los niños duerman en la misma cama que sus padres o en las cunas y camas diseñadas para ubicarse de manera contigua o de manera unida a la cama de los padres, conocidas como cunas colecho.

En el último tiempo, ha crecido el interés por el colecho y su práctica en muchas familias a nivel mundial, en gran parte por el seguimiento de realizar la llamada crianza con apego. 

Es considerada una práctica beneficiosa para los padres y para los hijos porque estrecha el vínculo entre ambos y asegura la lactancia materna. Con ella promueve y aumenta la prevención para el síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL) y disminuye el riesgo de enfermedades en el niño, por lo que son muchos los beneficios que puede traer el colecho. 

¿Cómo hacer colecho?

Si con la llegada del bebé los padres han decidido hacer colecho, es muy importante una correcta preparación y para ello una recomendación es hablar con el pediatra o con un profesional de la salud para que explique a los padres cómo hacer colecho y cómo hacerlo de la manera más segura.

Primero, los padres deben tener claro qué modalidad o tipo de colecho van a hacer y se les debe explicar cuáles son los riesgos y los beneficios de esta práctica. Así se pueden disminuir los riesgos probables del colecho, sobre todo si deciden compartir la cama con el bebé.

Cualquiera que sea la modalidad de colecho que deseen adoptar los padres, es necesario tomar todas las medidas de seguridad para hacer un colecho seguro. Organismos como la UNICEF sugiere que lo mejor es el bebé en una cuna junto a sus padres, pero si éstos deciden colecho en la misma cama deben minimizarse todos los riesgos. 

¿Cómo hacer colecho seguro en una cama compartida?

colecho de forma segura bebé en cama colchones lemur

Hay evidencia que muestra que la alimentación con leche materna y el colecho están muy ligados entre sí, y que es importante explicar a los padres cuáles son los riesgos y los beneficios de la práctica de esta modalidad de colecho, para minimizar todos los posibles riesgos derivados de compartir la cama con un bebé.

Si los padres han decidido hacer colecho compartiendo su cama con el bebé, es importante tener en cuenta varios factores para hacer un colecho seguro. 

Primero que todo, ambos padres deben estar de acuerdo en esta modalidad y ser conscientes de la responsabilidad de asumirlo de manera segura. 

Para hacer colecho en cama compartida se debe cumplir con los siguientes requisitos:

  • El bebé debe haber nacido en su tiempo, a término, debe ser un bebé saludable y debe recibir lactancia materna exclusiva y a libre demanda.
  • El colchón donde se va a compartir con el bebé debe estar totalmente limpio, debe ser firme, de superficie regular y sin hundimientos. 
  • Los padres no deben consumir alcohol, ningún tipo de tabaco, drogas o medicamentos para dormir.
  • La temperatura de la habitación debe ser fresca, no deben ser temperaturas extrema. Una temperatura correcta esta entre 18-20 grados aproximadamente.
  • No debe haber sobre la cama mantas, almohadas, juguetes o peluches que puedan accidentalmente cubrir al niño.
  • En la cama donde va a dormir el niño, no debe dormir otro niño o familiar, al igual que no debe dormir mascotas en la cama.
  • El bebé debe dormir boca arriba, ni de lado ni boca abajo y nunca se debe dejar al niño solo en la cama.
  • El bebé debe dormir sin gorros en la cabeza ni ropa en exceso.

¿Cómo hacer colecho seguro en una cama o cuna de colecho?

Este tipo o modalidad de colecho consiste en que el recién nacido o un bebé más grande tenga un espacio propio e independiente y diseñado especialmente para él pero junto a sus padres y así se le brinda el descanso y se minimiza todo tipo de riesgos. Para llevar a cabo esta práctica, se hace uso de una cama o cuna colecho adosada a la cama de los padres. 

Esta forma de colecho es por consenso y por recomendaciones de diferentes organismos y profesionales, la práctica más segura

Para hacer colecho con una cuna colecho se debe cumplir con los siguientes requisitos:

  • Se debe buscar la cuna práctica, versátil y funcional que se adapte al máximo al espacio disponible y a la cama de los padres.
  • La cuna debe ser acorde a la edad, si es para un recién nacido o bien si es para un niño más grande.
  • El colecho no debe realizarse entre el bebé y un hermano u otro niño.
  • La temperatura de la habitación no debe ser extrema, debe ser la adecuada (18-20°C )
  • La cuna debe evitar colocarse próxima a ventanas, estufas o aparatos electrónicos.
  • La superficie donde va a dormir el bebé debe ser firme, sin hundimientos y nunca debe ser un colchón de agua.
  • Comprobar que no queden espacios entre la cuna y la cama o espacios con las estructuras de la cuna.
  • No debe colocarse peluches, juguetes, cojines o almohadas en la cuna.
  • Siempre debe acostarse al bebé a dormir boca arriba, es decir, apoyado en su espalda, que es la recomendación para disminuir el riesgo de SMSL.
  • No cubrir la cabeza del niño con gorros, mantas, colchas, sábanas o almohadas.
  • Cuando el pequeño tiene aún unas semanas de vida, se determina que es necesario que para practicar el colecho, duerma entre la pared o la barrera y el adulto en cuestión en lugar de entre sus padres.

¿Qué es una cuna colecho?

Las cuna colecho, llamadas también sidecar, son cunas o camas pequeñas diseñadas especialmente para encajar o acoplarse a la cama del adulto, independiente si la cama es individual o matrimonial, de manera que ambos colchones queden a la misma altura y así el padre o madre puede dormir cerca del bebé y de manera segura.

Estas cunas colecho se encuentran en diferentes tamaños y modelos, pero su sistema permite adosar a la cama del adulto por uno de sus laterales en forma segura, sin riesgo de caerse o crear espacios o huecos. Al quedar los colchones a la misma altura, crea una extensión de la cuna a la cama pero el bebé dispone de su espacio independiente y a muy corta distancia de sus padres.

Diferentes opciones de cuna colecho

Actualmente existen mucha variedad de cunas colecho, perfectas para cada necesidad y pensadas para adosarse a la cama de los padres lateralmente.  De esta manera el bebé duerme cerca del padre de forma segura, en un espacio destinado para él solo. 

Puedes encontrar diferentes tamaños, diseños y con distintos sistemas de agarre o acople.

En cuanto al tamaño se puede encontrar las minicunas, las maxicunas y las de tamaño estándar. Es importante tener claro qué la medida que debemos tener en cuenta a la hora de comprar un colchón para una cuna de colecho, es el espacio de dentro de la cuna. 

Según el diseño se ofrecen las que son convertibles en muebles auxiliares como un cambiador de pañal, sofá, escritorio o las que pueden transformarse hasta en un parque.

Las no convertibles son aquellas que quedan reservadas solo para cuna colecho.

También es posible encontrar cunas colecho con diferentes anclajes. Dentro de las opciones están las cunas colecho que van ensambladas al colchón de la cama del adulto y otras en las que el sistema de anclaje es al somier. Bien sea un mecanismo u otro, debe asegurarse que no queden espacios o huecos por donde el niño pudiera caerse.

De igual forma, se ofrecen diferentes materiales para la construcción de las cunas colecho. Los padres pueden elegir la cuna colecho que mejor se adapte al espacio, gustos, sistemas y economía de cada familia.

¿Qué características tiene que tener una cuna colecho segura?

La mejor opción para dormir cerca del bebé siempre será una cuna de colecho, ya que conlleva menos riesgos que dormir con el bebé en la misma cama. Es importante a la hora de decidirse por una cuna de colecho tener una serie de consideraciones.

Todas las cunas colecho del mercado están diseñadas específicamente con estándares rigurosos de seguridad para evitar accidentes, siempre y cuando se mantengan las recomendaciones y un uso correcto. La mayoría de las cunas de colecho incorporan el somier que puede ser regulado en altura, de manera que pueda ajustarse a la cama. 

Si se elige una opción con ruedas, es de vital importancia que la cuna de colecho cuente con un sistema de freno o agarre antideslizante que evite movimientos y que asegure la sujeción completamente. Así se puede evitar que se creen separaciones o huecos por donde pueda caerse el bebé.

Si se trata de un niño ya más grande, se debe utilizar una cuna con barreras laterales altas para así evitar que el niño se ponga de pie y se caiga.

Beneficios del colecho

La Organización Mundial de la Salud y UNICEF, recomiendan el colecho seguro, dada la importancia de la alimentación con lactancia materna y la importancia de compartir habitación y/o cama, para así promover la lactancia a demanda exclusiva. Ambas son medidas protectoras ante el síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL) y preventivas ante diversas enfermedades.

Adicionalmente a esto, el colecho aporta muchos más beneficios  como:

  • Disminuye el riesgo de Síndrome de muerte súbita del lactante: Aún y cuando se desconoce mucho sobre el SMSL, pareciera que el colecho, al aumentar los períodos de sueño en fase REM, disminuye los episodios de apnea, una de las posibles causas de este síndrome.
  • Ayuda a regular la temperatura: Dormir juntos favorece que la temperatura esté más regulada y estable durante la noche.
  • Sincroniza el sueño entre padres y bebés: El bebé que duerme cerca de su madre es capaz de asemejar su ritmo de sueño al de ella, sincronizando y autorregulando los ciclos de sueño. Esto es posible por la sincronización de la respiración de los padres con la del bebé, el cual aprende a respirar bajo el mismo ritmo.
  • Mejora la calidad de sueño de toda la familia: Los niños pueden despertarse la misma cantidad de veces en la noche, pero se duermen más rápido y más fácilmente cuando hacen colecho. El bebé concilia el sueño más fácilmente. Esto es una mejora en la calidad de sueño de toda la familia.
  • Aumenta el número de niños que reciben lactancia materna: El bebé que comparte cama con su madre tiene más acceso y de forma más rápida al pecho materno durante la toma nocturna, facilitando por tanto la lactancia materna exclusiva y a libre demanda y prolonga su duración en el tiempo. Igualmente, con esta práctica se disminuye el riesgo de hipoglucemia en los bebés.
  • Reduce los llantos nocturnos: Disminuye el tiempo de llanto del bebé. Al estar en estrecho contacto con sus padres y dada la cercanía, los padres atienden rápidamente al bebé, satisfaciendo la demanda de alimentación, o cambio de pañal, etc, disminuyendo de este modo la frecuencia y duración de los llantos.
  • Desarrolla y potencia el vínculo afectivo padres-hijos: El colecho es una muy buena oportunidad para seguir compartiendo tiempo y espacio de calidad con el bebé para ambos padres. El colecho estimula el desarrollo emocional del niño, a la vez que potencia su asertividad y empatía. Los bebés comparten las horas de sueño nocturno con los padres aumentando así las horas de tiempo que pasan juntos, pasar tiempo con los hijos, incluso cuando están durmiendo, ayuda a estrechar los lazos familiares

¿Hasta cuándo practicar el colecho?

Sin duda es una pregunta muy frecuente que realiza la mayoría de los padres. ¿Hasta qué edad tendría que hacer colecho? No está descrito una edad exacta o la edad perfecta para pasar a los niños a su propia habitación. Se debe tomar la decisión en familia y que todos estén de acuerdo.

Cada niño es un caso particular y los padres deben tomar la iniciativa y reconocer el momento en que el niño esté preparado para el cambio. Sin embargo, algunos especialistas en estudios recomiendan mantener esta práctica hasta alrededor de los 3 años.

Los pediatras que están a favor de esta práctica sugieren que los niños deben dormir con sus padres hasta los 5 años y siempre respetando si el niño quisiera irse antes a una habitación propia. 

En algunos estudios se ha demostrado que el sueño infantil comienza a parecerse al sueño adulto alrededor de los 6 años de edad.  Asimismo, algunos expertos indican que la mayoría de los niños están preparados para empezar a dormir solos hacia los 5 años.

¿Cómo pasar del colecho a una cuna o cama?

colecho de forma segura bebé durmiendo colchones lemur

Una vez que se ha tomado la decisión de pasar al niño a su propia habitación, hay que estar preparados para este cambio. Debe elegirse el día, preferiblemente fin de semana, y que no coincida con eventos importantes u otras actividades.

Esta actividad debe hacerse ser en familia, incluyendo al niño e invitándolo a participar activamente en los cambios de su habitación. Esto ayudará a que se acostumbre poco a poco al nuevo ambiente.

Deberealizarse una nueva rutina a la hora de acostarse e iniciarla, cumplirla y respetar el tiempo que le tome al niño acostumbrarse al cambio de la rutina. Si es un niño grande, que participe en la elección de la cama y sus enseres. Es recomendable que por algunos días, de forma temporal, se acompañe en su habitación y así se sentirá más cómodo en su nuevo espacio.

Una vez que se va a quedar solo y se ha establecido una rutina de acostarlo, despedirse y salir de la habitación mientras éste despierto, no sin antes dar un cariño y dejar un peluche, juguete, una manta querida o si es más pequeño, su chupete.

Riesgos del colecho

Bien es cierto que hacer colecho ofrece muchísimos beneficios, y cada vez es una práctica  más frecuente, el tema sigue siendo controversial, ya que algunos profesionales y expertos afirman que también tienen su peligro.

  • Síndrome de muerte súbita del lactante: Es cierto, que la práctica del colecho por sí misma ha demostrado aumentar el riesgo de SMSL. La Asociación Española de Pediatría expone que la forma más segura en la que debe dormir un lactante menor de 6 meses es en una cuna, boca arriba y cerca de la cama de sus padres, ya que esto disminuye hasta en un 50% el riesgo de síndrome de muerte súbita del lactante. Igualmente, recomienda el uso de las cunas sidecar como opción segura.
  • Accidentes: Si la cama es compartida por otro adulto, debe asegurarse que el bebé no se deslice entre los dos o pueda quedar aplastado por uno de los dos. Asimismo, puede existir el riesgo de atrapamiento del niño entre la cama y la pared. Pueden ocurrir accidentes si el niño se desliza y queda atrapado entre sábanas, colchas o almohadas.

¿Cuándo no se debe practicar el colecho?

Es importante conocer que existen ciertas circunstancias donde el colecho no será seguro y puede ser peligroso para tu bebé. A pesar de que puede ser una práctica beneficiosa, si no se hace con cuidado puede traer graves consecuencias.

  • Si alguno de los padres fuma, así no fumen en la habitación
  • Si alguno de los padres ha bebido alcohol o ha consumido drogas, incluyendo medicamentos que puedan causar somnolencia
  • Si el bebé ha nacido prematuramente
  • Si el bebé ha nacido con bajo peso (menos de 2.5 kg)
  • Nunca se debe practicar colecho en un sofá o sillón, ya que puede incrementar el riesgo de SMSL hasta 50 veces.
  • Si alguno de los padres está extremadamente fatigado o enfermo.

¿Por qué practicar colecho seguro?

A pesar de que también existen muchas opiniones en contra del colecho, hay una gran cantidad de padres que siguen practicando y defendiendo esta decisión. Dentro de las razones por las que lo hacen se encuentra que existen muchos precedentes históricos y culturales del colecho. Numerosas culturas desde hace muchos años han practicado el colecho

Además, las madres que hacen lactancia materna exclusiva logran dormir un poco más, ya que las tomas nocturnas son más cómodas con el bebé cerca. De igual forma, el colecho hace que el niño se sienta a salvo y seguro, disminuyendo sus niveles de estrés.

Si se desea practicar el colecho, se debe hacer de la forma más segura posible. Lo recomendable es optar por las cunas o camas que se adosan a la cama de los padres, ya que hay muchos riesgo en tener al niño en la misma cama de matrimonio.

Resumen Final

La mayoría de las Organizaciones recomiendan que los bebés deben dormir en la misma habitación que sus padres hasta los 6 meses de vida. Durante este tiempo pueden hacerlo de dos formas, compartiendo la misma cama, en colecho, o en una cuna o cama independiente perfectamente adaptada para ello.

Es importante que antes de realizar esta práctica conozcamos y seamos conscientes de todos los beneficios e inconvenientes que tiene realizar o no esta practica principalmente  para el bebé. 

Quienes practican colecho o quienes estudian esta práctica, apuestan por ella por los beneficios que aporta, pero siempre se debe garantizar y priorizar el bienestar, la salud y la seguridad del bebé. De allí la enorme importancia del colecho seguro.

Deja un comentario

Artículo añadido al carrito.
0 artículos - 0,00
0
    0
    Carrito
    Tu carrito esta vacioComprar