¿Tienes dudas? Te las resolvemos por whatsapp

Un colchón de cuna antiasfixia

Lémur está diseñado para ser lo más transpirable posible, reduciendo así el riesgo de las tres causas de asfixia

DORMIR BOCA ABAJO

Sabemos que la postura más segura para los bebés es dormir boca arriba, por lo que nos pasamos las noches vigilando si el bebé se da la vuelta. En Lémur nos interesa que tú también duermas tranquila, y por eso nuestros colchones están diseñados para que si tu bebé se da la vuelta, pueda respirar boca abajo.

La tecnología de la funda permite la respiración a través de ella y el diseño exclusivo del núcleo permite la circulación del aire, permitiendo así que tu bebé respire aunque sea boca abajo.

ACUMULACIÓN DE CO2

Cuando exhalamos emitimos cantidades muy pequeñas de CO2, que generalmente se disipan y nos permiten inhalar oxígeno y respirar de manera satisfactoria. Las altas concentraciones de CO2 que se pueden producir en espacios pequeños son algo a evitar, ya que los bebés no disponen todavía de mecanismos para detectarlo.

La transpirabilidad de Lémur favorece el movimiento del aire y evita que se acumule alrededor de tu bebé, favoreciendo así un sueño seguro.

ENCHARCAMIENTO

Es bastante común que los bebés regurgiten de vez en cuando, lo cual no suele ser nada por lo que alarmarse. Lo que es conveniente es que no se produzca de manera que el bebé se quede dormido encima, porque se podría atragantar.

Con el diseño de Lémur los líquidos no se encharcan, permitiendo que tu bebé siga durmiendo aunque haya manchado el colchón.

© 2020 lemur.baby Todos los derechos reservados.
logo Lémur
phone-handsetlocationbubble
Carrito